No son suicidios, son asesinatos.

En memoria de Amparo.

Comunicado 18 de septiembre de 2013

En el día de ayer conocimos la noticia escalofriante de un nuevo suicidio relacionado con el desahucio de vivienda. Amparo C.A. era madre de seis hijos, tres de ellos menores de edad, y tenía tres nietos, dos de ellos a su cargo en la vivienda, propiedad de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) de Madrid en la que residían, en el madrileño distrito de Carabanchel.

La víspera, el lunes 16 de septiembre, Amparo había recibido una comunicación oficial de la EMVS dando por finalizado el contrato de arrendamiento, al mantener una deuda de 975€, y fijando como fecha de desalojo el próximo 21 de octubre a las 9:30 horas. La carta estaba redactada al modo de las agencias de recobro: en un tono amenazante y sin dejar margen para un acuerdo que evitara el desalojo.

Es mismo día, el marido de Amparo acudió a la EMVS con intención de saldar la deuda del alquiler. En la empresa municipal le negaron tal posibilidad, a pesar de tratarse de una unidad familiar con menores. Horas más tarde, Amparo se suicidó.

La falta de humanidad de sus responsables se refleja en el hecho de que aún hoy, dos días después del fallecimiento, no se ha ordenado la paralización del proceso de desahucio de la vivienda de Amparo, que sigue en pie.

Ayer hubo una concentración en Madrid, frente a la sede de la EMVS y la única reacción del partido que gobierna Madrid, el PP, es la de amenazar a los convocantes con querellas criminales.

Es vergonzoso el modo en el que se intenta banalizar la muerte de los de abajo y es también indigno el modo en el que instrumentos construidos con dinero público, como la EMVS o con el ahorro de los humildes como las cajas de ahorros,  y cuya función originaria era la integración social, se han convertido en verdaderas fábricas de exclusión y en trituradoras de derechos sociales.

Desde Stop Desahucios Zaragoza queremos declarar nuestra solidaridad y cariño con la familia de Amparo, nuestro convencimiento de que este caso es uno entre las muchísimas víctimas entre los de abajo que está dejando los bancos y el programa de la Troika aplicado por el PP y nuestra determinación en seguir luchando ya que solo la movilización popular y otras políticas diferentes a las del gobierno de los banqueros podrán resolver esta situación, en cualquier caso, es un buen momento para que se recoja nuestra reivindicación de una moratoria de todos los desahucios para detener esta sangría.

No son suicidios, son asesinatos.

No son suicidios, son asesinatos.

Ilustración: http://www.4ojos.com/blog/?p=10739

Anuncios